Columnas

Acceso Socios

ACCESO SOCIOS

Murcia Cobras

por Catalina Gracia Saavedra

Estuvimos en Gijón el pasado año con el equipo senior. Con los junior esta vez, nos marchamos de Murcia en la madrugada del sábado y volvimos domingo sobre las nueve de la mañana.

En un viaje así de rápido y largo no queda lugar más que para intentar descansar lo mejor posible ya que las dos noches del mismo las ocupamos en viajar. Hay quién puede hacerlo, hay quién se pasa ambas noches dando cabezadas y despertando con mayor frecuencia de lo que querría. Y eso que se inicia cansado ya el viaje, en las primeras horas del nuevo día. Pero no siempre es fácil conseguirlo y acabas mirando al asiento de al lado, al de delante, al suelo, a ver si consigues moverte de un sitio a otro a cambiar postura pero al mismo tiempo, temiendo molestar a los que por allí supones están. Aunque a veces acabes saludando a una mochila sobre el asiento vecino confundiéndola con alguien en la noche.

Viajar desde Murcia hasta el Principado nos ha permitido ver la lluvia, esa tan ansiada por aquí en bastantes tramos del recorrido. En una de las muchas paradas hechas en el trayecto de ida, en Honrubia (Cuenca),llovía; en Castilla y León llovía en bastante tramo también. Y luego la niebla, tan habitual en esos tramos castellanos. Una niebla densísima, no ver nada de nada y preguntarte como conseguía ver el conductor la carretera. Vimos las tierras anegadas también en esa comunidad, llenas de las últimas crecidas de los ríos, vimos paisajes verdes con el amarillo de los girasoles aquí y allá, Vimos Castilla, y ya se sabe, no hay fin en esas tierras.

El Coach aprovechaba el tiempo con los jugadores hablando de España, de lo relevante para nuestra historia acontecido en esas viejas tierras. Preguntaba sobre Historia, Geografía, Política; más o menos los chicos se defendían, y más y más preguntas llegaban sobre otros diversos temas. Escuchábamos a Café Quijano, lo cuál a mí me alegró el día temprano. Así llegamos a las montañas por fin de León y no mucho después, Asturias.

Se disiparon las nubes, llegó el sol y se quedó todo el día. Calor, mucha humedad, y todo Gijón en la playa. Un paseito de los acompañantes del equipo por  la zona acabando en un lugar indicado por unos amable pareja asturiana, inconfundible el acento claro. Las Terrazas del Pery, se llama el lugar. Buena comida nos dijeron y de pleno acertaron; y de frente al mar, una maravilla además. Vuelta rápida a Las Mestas, que iba a empezar el partido. El personal de Mariners siempre tan sumamente amable. Son magníficos en el trato, en la organización, impecables siempre. Con su bellísimo campo, lleno de césped claro, estamos en el norte; qué envidia más grande nos da el verlo.

Pánico nos dio ver el doble de jugadores frente a los que habían viajado desde aquí, la verdad. Nos tuvieron en tensión bastante rato por la igualdad del marcador. Se impuso la,un poco más, veteranía de Murcia Cobras y nos trajimos el triunfo. Un gran trabajo de estos Gijón Mariners Junior,y de su equipo de entrenadores, encomiable. Su primer año y ya disputan la Liga Nacional. Merecen todos ellos todas las felicitaciones desde luego.

Un poco difícil se hizo la primera parte con la comida tan reciente, y el sol allí casi cayendo de plano. Eran las cuatro de la tarde y muy pocas nubes lo tapaban. Asi, fue un tanto duro hacer mi parte del trabajo. No mejoró mucho más en la segunda lamentablemente. Y nosotros esperando nubes, fresco, lluvias. y nos llevamos el sol, y el calor allí, al Norte de España.

Nada más llegar a Gijon nos indican los conductores que hasta las nueve y media no podíamos volver a Murcia. El tema del disco del bus y esas cosas de horas y kilómetros. Acabado el partido, volvemos por tanto a la playa. La marea que habíamos visto tan baja a mediodía comenzaba a subir. Seguía llenísimo de gente, seguía la excelente temperatura  también. Fotos por la playa, cena rápida, más fotos por los parques cercanos al Estadio del  Molinón, situado muy cerca de las Mestas, y al bus. Otra noche sin saber cómo dormir más que a ratos, aunque los chicos nuevamente lo consiguieron de pleno. Nieblas durante muchos kms, lluvia de nuevo, paradas en las que apenas nadie baja del bus.

Vemos ya en la mañana cielo azul, tierras secas; no hay duda, estamos llegando a Murcia. Hemos pasado treinta y dos horas atravesando España de Sureste a Norte y ya estamos en casa.

Hashtag

#UnaVoluntadInquebrantable