Columnas

Espectacular es quizás el mejor calificativo que podemos utilizar para definir el partido del pasado sábado en el José Barnés. Después de llegar al descanso dos touchdowns por debajo, Murcia Cobras salió en la segunda parte dispuesto a demostrar que es un rival difícil de batir hasta el último segundo del partido. Un espíritu que se fraguó sin duda en la temporada 2015/16, en la que se alzó con el título de la Serie B, después de remontar los últimos cuatro partidos de la temporada.

 

El partido no comenzaba bien para Cobras, ya que en el primer drive con la ofensiva de Cobras en el campo, un balón no controlado por el receptor terminaba en las manos de los roceños que se veían gratamente sorprendidos con escasos segundos transcurridos del partido. Un mal momento para ceder la primera intercepción de la temporada, y que empeoró por momentos cuando en su primer intento, Black Demons alcanzaba la end zone murciana, en un pase a la esquina de Gaines a Timothy Crenshaw.

 

Cobras no parecía venirse abajo, y en la siguiente serie ofensiva movía cadenas y realizaba un buen drive, en el que terminaba sorprendiendo con un pase profundo a la espalda de los safetys de Jordan Perry al receptor Jorge Escudero.

 

A partir de ese momento, el buen trabajo del ataque roceño tanto en el juego aéreo como en el terrestre, y las penalizaciones cometidas por la defensiva de Cobras, daban continuidad y fluidez a la ofensiva de Black Demons que conseguiría anotar por tres veces más antes del descanso. 

 

Cobras minimizaba daños con un nuevo touchdown de Jorge Escudero, y a punto estuvo de volver a anotar en una última posesión en la red zone de Black Demons en la que en esta ocasión, Jordan Perry no consiguió conectar con ninguno de sus receptores.

 

El partido cambió totalmente en la segunda parte. La ofensiva No Huddle de los murcianos y una defensiva mucho más agresiva, empujaba y presionaba a los madrileños que sufrieron un gran desgaste físico, y que tan sólo con alguna acción esporádica conseguían mover las cadenas. Un único primer down conseguirían los roceños en toda la segunda parte, por catorce de los murcianos.

 

Las tres anotaciones de Cobras llegarían a través de dos touchdowns de Alex Holmes, que además empataba el partido al recibir un nuevo pase de Jordan Perry en la conversión de dos puntos, mientras que el touchdown final que daba la victoria a Cobras llegó de nuevo por el aire, en esta ocasión sería el turno Francisco Javier Martínez.

 

Muy destacable también el trabajo de Alberto del Cerro en la segunda mitad del partido, completando hasta cuatro recepciones muy importantes para mover las cadenas murcianas, y el juego terrestre de Cobras, donde José Antonio Sotomayor y Andrés Canovas volvieron a hacer un gran trabajo colectivo.

 

Satisfacción por el resultado y una gran ambiente en la grada. El equipo murciano, en su segunda temporada en la Serie A, alcanza su primera final. Un partido que tendrá lugar en Gijón contra Badalona Dracs, actuales campeones de la competición, y el último equipo que ha conseguido batir a Cobras.

Hashtag

#UnaVoluntadInquebrantable